E hizo tabernáculo con nosotros… Yn 1:14

La narración del principio de todas las cosas viniendo a este mundo, la “luz verdadera, que alumbra a todo hombre” (v. 9) está significada por el tabernáculo o la tienda nómada que alude al tránsito por la vida, a la estadía de paso por este mundo, sin tomar de él sus fugaces riquezas.

Cuando se traduce al hebreo este versículo del evangelio de Yohanán (Juan 1:14) encontramos al comienzo del mismo: “vehadabar nih’yah basar vayishkán betojenu” (Delitzsch), donde “vayishkán” es “habitó” (en la RV), viniendo de la palabra hebrea para tabernáculo, mishkán (מִּשְׁכָּן).

Este hebraismo se conecta con el sentido de “basar”, “carne”, que es en lo que esa luz se convirtió. “La palabra de hizo carne y tabernaculizó entre nosotros”, es decir, que se hizo un cuerpo humano y puso su morada fugaz, como la de cualquier hombre, entre nosotros. Esto no es una mera redundancia, sino una forma poética de hablar sobre aquel hecho. Aún más, el tabernáculo no sólo enfatiza en el significado de la carne o el cuerpo, sino en un aspecto primordial de la condición humana: su inevitable fugacidad.

detalle de la sucá de mi patio

detalle de la sucá de mi patio

Esto quiere decir que vino a compartir la vanidad de los hombres, es decir, de todo aquello en lo que un ser humano se afana bajor el sol con su trabajo cotidiano y de ello no obtiene, si es bienaventurado, más que el descanso y el regocijo. Esta es la reflexión de Qohélet, que al hombre, de todos sus faenas cotidianas, lo mejor que le puede pasar, es el comer y el beber en paz (Ecl 2:4). De hecho, son 5 veces en que se repite a lo largo de todo el libro que el comer y el beber, es decir, conformarse con lo que uno tiene, es la recompensa de los días de vanidad.

Esta vanidad es el vacío mismo de los esfuerzos humanos que no se sobreponen a la fuerza de la vida, sea ya venturosa o con desventura. De hecho, de esta última, dice, nadie se puede librar; ni el malvado ni el bueno (Ecl 9:2-8). Ésta es la travesía que se tiene por la vida, y nosotros vivimos en tabernáculos para no olvidar que después de ser liberados por la sangre del Mesías Yeshúa, venimos a comprender, a saber, que no debemos hacernos conforme a este mundo, algo que no perdura. Estamos, pues, de paso, y la herencia, para el que sigue el consejo del Amo, está en los Cielos.

Yeshúa hace advertencias finales en el “último y gran día de La Fiesta”, Sucot (Jn 7:37), diciendo que Él es el agua que apaga la sed de eternidad que tienen los hombres en su corazón “sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Di-s desde el principio hasta el fin” (Ecl 3:11, cursivas nuestras).

Esta última frase, en hebreo nos habla (מֵרֹאשׁ וְעַד-סוֹף) de algo de lo que se desconoce su naturaleza. Di-s mismo se llama el principio y el final (Is 55:1) con las mismas palabras y en Apocalipsis encontramos el eco forzozo de esta verdad, tres veces (Ap 1:8, 21:6 y 22:13) en palabras de Yeshúa. Desconocer esa obra sitúa al ser humano en una incapacidad soberbia y en igualdad de ignorancia en su propio principio y fin, el día de su muerte, sobre el misterio de la vida.

De ahí la advertencia final del libro, con un lenguaje hermosísimo hablando de los días de la vejez y el momento inmediato de la muerte. Su consejo: “El fin de todo el discurso oído es este: teme a Elohim y guarda Sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre” (Ecl 12:13). Si pensamos que el tránsito por la vida y el día de la muerte merece nuestra atención, será mejor pensar en que ese día existe e inevitablemente vendrá. ¿Cuánto placer falta por vivir; cuánto conocimiento por saber; cuánta riqueza por acumular? “Vanidad de vanidades, todo es vanidad” y añade “y aflicción de espíritu”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s