¿Para qué haber creado el mundo?

Apollo 12 view of Solar Eclipse by NASA on The Commons

De aquello que Di-s concibió antes de la creación, se encuentra el Nombre del Mashiaj, lo que representa el objetivo de la humanidad: llegar a los días del Mesías. El objetivo de la creación es Él. Esta determinación fue concebida con una estructura, que R. Oshayá en su exposición midráshica compara a la de un arquitecto, que no construye “de ideas, sino que usa planos y diagramas para saber cómo cimentar las cámaras y los postigos. Así Di-s consultó la Torá y creó el mundo” (Bereshit Rabbá 1:1).

Si desde el principio Di-s armó el camino del mundo sin arbitrariedades, entonces el Mesías es una necesidad. Lo que parece casual en el mundo y que suele interpretarse como tal, habla acerca de la incapacidad humana de comprender la forma ulterior del mundo mismo y sus circunstancias; y sin embargo, el midrash contempla este propósito como anterior a la creación. Debía ser así, y no sobre el camino.

Por lo tanto, el valor de la enseñanza del Mesías: Sus palabras, Sus obras; nuestras propias tribulaciones; la corrección de la vida en el Camino; el cultivo de la prudencia y la sabiduría, la humildad y el amor, todo ello se encuentra en esta construcción del propósito final del mundo. Desde el principio se contempló su meta. La meta, a grandes rasgos, es la resurrección. De ahí que vivir conforme a las enseñanzas del Maestro Yeshúa es vivir como si hubiéramos resucitado.

¿No es, pues, el propósito de nuestra cotidianidad atender el regreso del Mesías con una conducta intachable por el poder de Su Espíritu? Numerosas veces pensamos respecto de ese propósito, y podemos caer en el error de que se trata del éxito personal, como una carrera, un negocio, etcétera. Pero la verdad es que, si somos sinceros frente a la Torá, nada hay en ello sino que sea dirigido al servicio de Di-s, en lugar de servirnos a nosotros mismos. Éste es un error frecuente y que, muy posiblemente, se encuentra arraigado a nuestros corazones. De esto hay que arrepentirse.

El propósito final es el Mesías; una vida conforme al Mesías; donde seamos disminuidos y crezca Él. ¿Quién es el que renuncia al mundo para ganar la perla del Reino de Di-s? Sólo el que ha sido transformado por Su poder; la nueva criatura. Mientras no haya un nuevo nacimiento, habrá en todo lo que se haga, aún lo bueno, aun lo que se pretenda para Di-s, muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s